El salvavidas de mi piel: Matricium de Bioderma.

El producto del que vengo a hablar hoy en este post, reconozco que es algo que como en su momento me ha pasado con muchas otras cosas, pasó por mi vida sin mucho interés cuando se lanzó, puesto que desconocía totalmente el beneficio tan grande que tiempo después estas monodosis podrían realizar en mi cara cuando en pleno brote cero o brote origen de mi rosácea me desesperase totalmente sin saber que llevarme ya a la cara con tal de no sentir tal tirantez y ardor como me pasó en octubre de 2016.

En su momento y hasta el diagnóstico de mi piel, yo achaqué mis problemas cutáneos a la toma de antibióticos, en ese momento acababa de arreglarme una muela para la que me habían recetado Amoxicilina, lo que entre muchas otras consecuencias, me provocó que mi cara se volviese totalmente roja, se alteraba sin ayuda de contrastes de temperaturas y tenía una sensibilidad horrible a todo, desde el aire, la lluvia o el calor, a cualquier crema, pomada, incluso agua termal que intentase aplicar en la piel para, sin ningún resultado, calmarla.
En su momento usé la gama toleriane de Avene, a corto plazo era suficiente, pero cuando pasaban los días sin cambio acudí a la farmacia en la que adquiría hasta el momento casi todos mis prodcutos de dermo cosmética; presente en Oviedo de toda la vida en el centro de la ciudad, la farmacia Migoya.

La farmacéutica me recomendó muy mucho usar Matricium; producto de Bioderma, es un dispositivo médico enfocado a la regeneración de la piel, yo lo conocía indicado post peeling químicos drástico o lesiones cutáneas de cualquier tipo, también como tratamiento previo a eventos importantes y usado en cambios de estación para pieles que se alteran con una gran facilidad.
Es un envase de 30 ampollas que se utiliza una al día dividida en mañana y noche hasta terminar la caja completa y su precio ronda los 50€-60€. Voy por mi tercera caja.

Bioderma nos cuenta de Matricium que es un dispositivo médico enfocado a crear el entorno ideal para que la piel se recupere y cree todo lo necesario para recuperarse por si sola desde su uso en adelante, recargando en la piel agredida todos los recursos necesarios y ya presentes en la piel.

El cambio fue espectacular, en cosa de una semana mi cara era completamente diferente, si bien la sensación de tirantez no se calmo hasta mucho tiempo después ( pero mi experiencia con la rosácea os la contaré más adelante, y en partes, por que da mucho de sí para contar), pude volver a retomar parcialmente una rituna de tratamiento de la piel, una mejora sustancial y poder maquillarme tranquilamente sin notar que la cara me fuese a explotar de ardor y picor.
El maquillaje no me ha vuelto a durar lo mismo ni hasta al día actual desde estas fechas, puesto que sigo buscando una rutina que se me ajuste al 100% aún a día de hoy.


Al terminar las ampollas, pasé más de dos meses sin un tipo de problema ni reacción en la cara, hasta finales de enero del año actual, cuando sufrí otro brote que ya no pude asociar a los antibióticos y acudí al dermatólogo. El tratamiento sabéis, si me seguis en instagram, que no consiguió para nada calmar mi piel ni mejorarla , por lo que en febrero volví a comprarme Matricium y empecé una rutina de mano de la misma farmacia que a día de hoy, sigue siendo la que me orienta y me ayuda en la búsqueda de mi recuperación total de piel.

A día de hoy siempre hay una caja de Matricium en mi tocador, siempre que viajo van conmigo, por lo menos tantas ampollas como días esté fuera, es como un salvavidas a la mínima sensación de inestabilidad, irritación o malestar en mi cara, incluso en mi rutina inicial de febrero de este año, Matricium estaba incluida, para frenar mis brotes sin previo aviso mucho antes.


4 comentarios

  1. Que bien que te haya aliviado tantísimo. Sabes que mi piel es grasa y no tiene grandes problemas pero cuando lo probé coincidió con un cambio de estación de otoño y la verdad que notaba cambio.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi ha sido un antes y un después de conocer esto, en mis peores reacciones me esta viniendo como un bálsamo para recuperarme cuando ya no se de que tirar.
      No se vivir sin el!
      Un besote

      Eliminar
  2. Hola. La verdad es que no había oido hablar de estas ampollas hasta que Raquel y tú las mencionasteis, y creo que fue más o menos por la misma época. Por suerte no tengo problemas en la piel salvo un poco de textura y rojez, pero nada alarmante. Aún así, me quedé en su día con el nombre y no descarto probarlas en algún momento, las cosas que contáis merecen ser probadas, y si es tan buena con una piel con problemas, en una normal seguro que es la bomba... o no, jeje. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no las empezamos a la vez, casi casi jeje pero yo quería esperar a ver como me reaccionaba la piel después de lo mal que la tenía y el invierno tan pésimo que pasé peleándome con ella.
      Están indicadas para muchas cosas, pero quizás un derma o un farmacéutico sepa decirte cuando es más recomendable ( si te expones al sol, yo te diría que en otoño y primavera).
      Un besote!

      Eliminar

Los comentarios de este blog están bajo moderación.

Todos los comentarios serán publicados siempre que no consten faltas de respeto ni de educación.

Gracias!

Back To Top